Cómo arreglar un inodoro atascado

Uno de los problemas más frustrantes e incomodos en casa es un inodoro que no desagua bien.
En esas situaciones hay que actuar con rapidez, para minimizar los daños que se puedan originar. Es importante disponer de las herramientas adecuadas, o en su defecto, algo similar.

Herramientas que vas a necesitar:
Varilla para desatascar inodoros
Desatascador de goma
Aro de goma para la base del inodoro

Antes de continuar adelante debes tener claro que esto son solo una serie de consejos. Es tu responsabilidad decidir si quieres seguir adelante con la "fontanería doméstica" o es mejor llamar a una empresa de mantenimiento. Si no vives en Madrid seguro que encuentras otros negocios de fontanería similares. Si decides hacer tu mismo la reparación, recuerda que eres responsable de cualquier daño extra que puedas crear. Esto son solo consejos domésticos de fontanería, utilizalos con responsabilidad.

Paso 1.

Si ves que tiras de la cadena y el inodoro no traga agua, sino que se empieza a desbordar, que no cunda el pánico. Hay que intentar que no caiga más agua al inodoro, y para eso hay que quitar la tapa de la cisterna y empujar el émbolo hacia abajo, para que no entre más agua en el tanque. A continuación hay que cerrar la llave de agua.

Paso 2.

Después de cerrar el agua, intenta utilizar un desatascador de goma para intentar desatascar el inodoro. Si con un desatascador de goma no se desatasca, hay que utilizar un método más contundente, una varilla para desatascar inodoros.

Paso 3.

Las varillas flexibles para desatascar inodoros tienen una punta en espiral que va girando mediante una manivela para hacer el efecto de un taladro.
Se pueden conseguir en cualquier ferretería y no son muy caras.
El truco consiste en introducir la varilla a través de la garganta del inodoro, poner un poco de tensión en el cable y empezar a girar para que vaya extendiéndose hacia abajo de la tubería.

Al empujar hacia abajo, sentirás como que se cae, hasta que llegue donde está la obstrucción. La ponemos en tensión y empezamos a perforar.

En este proceso podemos ayudarnos también el desatascador de goma, con el fin de crear suficiente succión para destruir cualquier material que todavía se pueda aferrar a la tubería. Con algo de suerte lograremos desatrancar el inodoro.

Nota: El inodoro y la bañera normalmente comparten la tubería, por lo que si la obstrucción es muy grande y perforamos, podríamos empujarla hacia la bañera, y que ésta se obstruya también.
Una vez que se elimine la obstrucción en el inodoro, asegúrate de revisar la tubería de la bañera también.

Paso 4.

Si vemos que la obstrucción persiste aún cuando hemos utilizado la varilla y el desatascador, hay que retirar el inodoro entero para tener un mejor acceso a donde se encuentra el atasco.

Para quitar el inodoro, cerramos el suministro de agua (si no lo habíamos hecho ya) y retiramos el agua estancada. Aflojamos los tornillos de la base y la deslizamos hacia adelante.

Intentamos llegar hasta la obstrucción y eliminarla, pero si no nos es posible, lo mejor es llamar a un fontanero profesional que tienen herramientas más potentes.

Paso 5.

Vuelve a conectar el inodoro atornillando los tornillos de nuevo y vuelve a abrir el suministro de agua.
Tira de la cadena varias veces para asegurarnos de que la obstrucción se ha eliminado por completo.

Cada vez que se quita un inodoro, siempre hay que reemplazar el aro de goma en la base. Es un aro barato y nos asegura un sellado hermético.