Categories
Blogging

Nace la Lotería Inmobiliaria ¿qué es?

Loteria inmobiliaria

Siempre se suele decir que está todo inventado. Cada innovación, cada nueva idea que llega a un mercado tiene detrás alguna base que ya existía, aunque se le haya dado un giro de tuerca que nadie habría sido capaz de vaticinar.

En los últimos años, internet ha empezado a ser testigo de una nueva oleada de sorteos con un premio de lo más particular. Como si se tratara de una lotería, existen webs que ofrecen la posibilidad de ganar una casa participando en un sorteo.

Una idea que, viendo el panorama inmobiliario en España, suena realmente bien. A los jóvenes cada vez les cuesta más independizarse por la situación laboral del país, el mercado inmobiliario está pasando por una etapa en la que los precios son los principales enemigos del consumidor. Y para colmo, llega una pandemia que lo pone todo patas arriba.

Toparse con una fórmula tan inusual, pero a la vez tan familiar, que además apunta a dar la solución al problema de la vivienda para una persona afortunada, es algo que suena a canto de sirena. Demasiado bonito para ser cierto, como se suele decir. Pero créenos, es muy cierto. Funciona. Existe. Y puedes ganar.

“¿Te imaginas un apartamento en la playa por solo 5 €?”. Cualquiera puede hacerlo, y solo una persona puede conseguirlo. Suena a propuesta de película, a intento de estafa; pero lo que hay detrás de este tipo de negocio es algo que cuenta con un rigurosísimo seguimiento, con la aprobación de figuras apoyadas por la ley e incluso con la Dirección General de Ordenación del Juego.

No se puede engañar a nadie, ni tampoco afirmarlo todo con la boca llena. Algunas entidades se han lanzado a este ruedo para sacar rédito aprovechándose de la necesidad, pero otras, como es el caso de Lottofy, se mueven en un ámbito 100% legal. Quieren ofrecer esa oportunidad de oro a quienes estén dispuestos a lanzarse a por ella.

Viviendas con dirección real y características totalmente reales. Ganadores de carne y hueso con nombre y apellidos. Todo a través de un mecanismo que recuerda al azar más puro y duro, que precisamente se basa nada más que en eso y en la probabilidad. De hecho, solo pide una cosa: comprar un boleto y participar.

¿Se puede participar gratis en el sorteo de una vivienda?

Cabe la posibilidad de que alguna empresa sortee viviendas con alguna participación gratuita, pero seamos francos, eso no suele pasar. Siempre se exige al participante que abone el pago de una de las participaciones. De hecho, lo habitual es que se ofrezcan varias opciones de compra.

Hacerse con un boleto para participar y que tenga solo un número, comprar cuatro números, diez, quince, veinticinco o hasta cincuenta. No hay que olvidar que lo que se sortea es un premio que tiene una inversión detrás, y que lo lógico es que se exija al participante que pague para, con todas las participaciones, poder afrontar el gasto de la compra, del aparejamiento, de todo lo que implica una vivienda.

Por esa razón se arquea tanto la ceja cuando se ve un sorteo gratuito. Los sorteos legales de casas, pisos o apartamentos van a pedir el pago. Al igual que sucede con cualquier lotería en la que se vaya a jugar.

Un propietario tiene una vivienda y decide sortearla. Una empresa le ayuda y organiza todo el papeleo y la campaña para que el sorteo se lleve a cabo. Es una propuesta que beneficia a ambas partes, y que elimina cualquier atisbo de participación gratuita por una razón muy sencilla: el sentido común.

Cabe la posibilidad de que se encuentren webs que ofrecen participaciones gratuitas para sorteos de viviendas. No obstante, se debe comprobar su veracidad y cada pequeño detalle de la participación. No es lo normal, tampoco lo lógico.

¿Qué regula estos sorteos de casas?

Ya hemos mencionado antes que la Dirección General de Ordenación del Juego está implicada en este tipo de sorteos. Es la entidad que se encarga de regular cualquier mecanismo que tenga que ver con el juego y el azar, la misma que controla la actividad de casinos y casas de apuestas.

Junto a esta, siempre debe formar parte del proceso un notario que haga un meticuloso registro de toda la actividad. Alguien que verifique el valor de tasación de la vivienda, el total de participaciones disponibles, el derecho sobre la propiedad y la posibilidad de sortearla. Asimismo, es el mismo que se encarga de que el ganador es completamente legítimo y que el sorteo sigue todos los mecanismos legales dictados por la ley española.

Entonces, ¿debería participar?

¿Deberías participar en una lotería? Si nada lo impide, entonces tampoco lo impide cuando el premio, en lugar de dinero en metálico, es un inmueble. Todo funciona de la misma manera, con el mismo control, con la misma rigurosidad, con la misma exigencia. Lo único que cambia es lo que se puede ganar.

De hecho, a nivel de estadística, es incluso una opción más interesante. El número de participaciones está acotado y es menor que el de cualquier sorteo que se juegue, por ejemplo, con las Loterías y Apuestas del Estado. No es lo mismo tener 1 probabilidad entre 65.000, que 1 entre 5 millones. Las diferencias son obvias.

Eso es algo que hace todavía más atractivo a este formato. Eso, y la posibilidad de comprar varios números. Para los participantes, la seguridad y las facilidades que ofrece este curioso modelo son más que suficientes para dar el paso. Es más, para algunos de ellos puede ser incluso una forma de reinvertir.

Conseguir una casa que pueda estar tasada en más de 100.000 euros por pagar 5, 10, 15 ó 20 euros es una inversión más que buena. Sobre todo, cuando siempre cabe la posibilidad de venderla de nuevo para convertir, aunque no sea de forma directa, el premio físico en dinero metálico.

Una de tantas posibilidades que se abren a quienes se animan a dar el paso a esta fórmula segura, legal y fiable. Los sorteos de viviendas suenan a propuesta de película, incluso a intento de engaño. Pero nada más lejos de la realidad, son otra oportunidad para llevarse un premio de lo más original y distinto.

Eso sí, hay que andarse con mucho ojo. No todo lo que es oro reluce y no todas las plataformas son fiables. Aquellas que no cuenten con la aprobación de la DGOJ y de su correspondiente Ministerio dan motivos de sobra para dudar. Aunque en Lottofy puedes respirar con tranquilidad. Cada paso que da, lo hace desde la transparencia, con bases 100% legales y la aprobación de las autoridades correspondientes.