Categories
Blogging

Guía completa para entender cómo funcionan las Fintech y cómo utilizarlas

El avance de las nuevas tecnologías ha incorporado una gran variedad de nuevos términos a nuestro vocabulario, siendo “fintech” uno de los que más se habla en los últimos tiempos, especialmente en el sector de las finanzas, ya que se trata de un ecosistema tecnológico destinado a mejorar nuestra experiencia con las finanzas.

Aun así, las fintech siguen generando una gran incertidumbre en el sector de las finanzas, principalmente porque todavía no conocemos con exactitud qué es, en qué consiste ni para qué sirve.

Si este es tu caso te recomendamos que prestes atención y tomes nota, ya que hemos preparado una guía sobre el funcionamiento de las fintech en la que te vamos a contar todo lo que necesitas saber para que puedas utilizarlas y sacarles el máximo partido cuanto antes. ¡Comenzamos!

¿Qué significa Fintech?

Fintech es un neologismo que procede de la contracción de “finance” y “technology”. Las empresas del sector fintech han revolucionado la experiencia de los clientes con la gestión de sus finanzas, ofreciendo servicios y productos totalmente novedosos e innovadores que mejoran con creces a los existentes hasta ahora.

El sector fintech está en auge en nuestro país y cada día que pasa crece y mejora un poco más, pero aun así somos conscientes de que genera todo tipo de dudas al respecto debido al conocimiento que existe sobre él, y por ello te vamos a contar todo sobre él.

Cambio de paradigma del fintech

El fintech supone un cambio de paradigma que ha revolucionado el modo de gestión de las finanzas, por lo que va más allá de ser una simple tendencia o moda que está creciendo, y desde aquí os garantizamos que no es un fenómeno pasajero, sino que permanecerá con nosotros durante muchos, muchos años.

El auge del fintech es la prueba de que el sector financiero se adapta a un mundo donde la tecnología y digitalización son las protagonistas, y lo está haciendo a un ritmo vertiginoso, provocando todo tipo de cambios que resultan beneficiosos tanto para las empresas como para los clientes, ofreciendo resultados a corto, medio y también a largo plazo.

Popularidad

Todavía son muchos los españoles que no saben qué es fintech y nunca han oído este término, pero aun así utilizan las fintech a diario sin saberlo en su día a día. De hecho, se estima que más del 66% de profesionales de las finanzas de nuestro país desconocen de qué se trata.

Pero como hemos dicho, aunque no lo saben, aproximadamente el 46% de los profesionales del sector finanzas utiliza algún tipo de software de este tipo en sus empresas. Un porcentaje que aumenta hasta el 58% cuando se trata de grandes corporaciones.

En este momento la tasa de conocimiento del fintech y la tasa de utilización están creciendo enormemente, y cada día que pasa va ganando mayor popularidad.

Microsegmentación

La mayoría de empresas tecnológicas españolas son startups y pymes centradas en ofrecer soluciones muy concretas. Esto significa que a diferencia del sector financiero tradicional, el mercado fintech está microsegmentado, y cada uno de los productos o servicios que se ofrecen están orientados a ofrecer soluciones a problemas muy particulares que requieren de una gran especialización.

La prueba está en que a día de hoy para acceder a los servicios financieros de un banco convencional, hay que pasar por varios procesos fintech, cada uno de ellos destinados a una tarea diferente. Algo que en un primer momento parece un inconveniente, pero que realmente ofrece una mayor flexibilidad y una mejor adaptación a las necesidades de la empresa.

Movilidad

Nos encontramos en la era digital, donde el papel y las tareas manuales cada vez están más en el olvido. Esta es una de las claves del éxito de las soluciones fintech, que con la digitalización de las finanzas permite realizar todas las gestiones desde un mismo dispositivo, en cualquier momento y lugar, sin necesidad de desplazarse personalmente al banco.

Agilidad

Todas estas soluciones se traducen en una mayor agilidad en las gestiones financieras, pudiendo realizar diferentes gestiones al mismo tiempo con un mayor control y de manera más eficaz.

Y a la agilidad hay que sumarle la rapidez, lo que aporta nuevas oportunidades a aquellos que sepan cómo aprovecharla. Esto hace que las empresas estén “obligadas” a integrar las fintech con fluidez.

Internacionalización

La mayoría de empresas fintech son internacionales, ya que gracias a la agilidad y competitividad de la tecnología lo tienen más fácil para adentrarse en nuevos mercados, lo que hace que cada vez sean más las startups españolas con presencia en países extranjeros, especialmente en Latinoamérica y Reino Unido.

Legislación

Actualmente las fintech españolas no están reguladas, dado que por el momento no existe una legislación específico para este sector, aunque dada su importancia no creemos que tarde en llegar.

Y este es uno de los principales problemas que están experimentando las fintech españolas, dado que al no existir una legislación al respecto, son muchos los usuarios que se sienten inseguros y no terminan de convencerse.